viernes, 11 de enero de 2008

Nota al margen--

No he podido escribir nada en los últimos días. De hecho, de lo que va del año no he redactado ni una sola línea. Estoy agotado; no me puedo concentrar. Trabajo ocho horas al día nada más, pero parece que fueran 16. Sigo leyendo pero nada se me ocurre. Si por mi fuera mandaba todo al demonio pero necesito un empleo y necesito comer y pagar las facturas.

Esperaré a que escampe... de no ser así voy a empezar a pensar seriamente en abandonar esto de escribir. Si uno no puede dedicarse a lo que le gusta mejor se pega un tiro. Si uno no puede vivir con dignidad mejor se muere con dignidad.

Flores Para Irma, al igual que mis otros trabajos están paralizados. Quiziera algún día dejar de ser un esclavo y poder volver a ser dueño de mi tiempo. Poder escribir diez horas al día y correr por entre las palabras como un ciervo en el bosque...

A mis lectores, de haberlos, les pido paciencia.


No hay comentarios: