viernes, 8 de febrero de 2008

Las Reglas del señor Vizinczey. (Parte IV)

4. No serás vanidoso.

Cualquiera puede escribir una novela en primera persona, dijo Hemingway alguna vez. No sé si será cierto, ya que nunca lo he intentado. Pero hay ciertas facilidades cuando uno se ha puesto a sí mismo como un personaje, y ha retratado su vida en forma de ficción.

No creo que haya egocentrismo en esa forma de actuar, sino que esta está basada en un principio general de redacción: escribe sobre lo que conoces. Y que mal empleada hace creer a muchos que se debe escribir sobre el entorno que circunda al escritor, frenando de esta manera cualquier búsqueda de puertas para afuera, la necesidad de otros horizontes, el deseo por descubrir nuevos lenguajes, mundos distintos, paralelos, y formas radicalmente opuestas de ver el mundo.

No digo aquí que emplear como tema todo aquello que rodea la vida del escritor sea necesariamente un crimen, ya que una de las fuerzas que impulsa al hombre a sentarse a contar es precisamente el ruido de fondo, los tonos medios y los brillos ocultos del ambiente en el que vive. Todo aquel que se ha vuelto escritor lo ha hecho porque durante su desarrollo el mundo lo ha afectado de una manera tal que, en determinado punto, se ve obligado a exponer su deslumbramiento en el papel.

O en otras ocasiones, como es mi caso, el autor se toma a sí mismo como molde para la creación de sus personajes principales. ¿Por qué? Es tan simple que abruma: uno es el ser humano más cerca que tiene, del que conoce todo y al que puede imaginar en cualquier situación.

La observación de las costumbres y situaciones que evolucionan, estallan o se sofocan a nuestro alrededor son también generadores de ideas, no porque creamos en su trascendentalidad, sino porque todos los seres humanos nos vemos afectados en mayor o menor medida por los mismos dramas.

Podemos entonces estar siempre maravillados con el mundo que nos rodea, pero no dejarnos drogar por el ecosistema y entender, que aparte de que hay otros ecosistemas, hay otras formas de ver el Universo y otras reacciones ante eventos similares, o pasiones que creemos son sólo nuestras.

No hay comentarios: